Saltar al contenido.

Un buen día para ser inglés, un buen día para ser francés

Siempre he dicho que me gustaría ser inglés para poder cantar a voz en grito el Jerusalem  de William Blake y Hubert Parry en la última noche de los Proms. Es un himno emocionante (que en ocasiones ha opositado a convertirse en el himno nacional inglés) en cuyo texto aparece la expresión “carro de fuego” que dio título a la película.

Hoy, martes y 13, era un buen día para ser francés, sobre todo para ser diputado de la Asamblea Nacional. Conforme avanzaba el minuto de silencio por las víctimas de los atentados yihadistas de París de la semana pasada, uno de los parlamentarios ha comenzado a entonar La marsellesa, terrible y hermosa, y el resto, después de unos primeros instantes de desconcierto, le han seguido.

Un momento que tiene el eco de la escena de Casablanca en la que los parroquianos de Rick responden con el himno nacional francés a Die Wacht am Rhein, una canción alemana antifrancesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: