Saltar al contenido.

Leído: ‘Vestidas para un baile en la nieve’, de Monika Zgustová

Monika Zgustová. Autor: Drew Stevens. Benede Culturalia, CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons

Monika Zgustová ha sacado a la luz en Vestidas para un baile en la nieve (Galaxia Gutenberg) una historia poco contada: las de las mujeres víctimas del Gulag estalinista y la represión soviética.

A través de las entrevistas con nueve mujeres que sobrevivieron a los campos, explica la dureza del trabajo en ellos, y las pequeñas o grandes esperanzas que les permitían sobrevivir.

Algunas de ellas incorporaron la experiencia en sus vidas y no se imaginaban de otra manera; otras eran conscientes del destrozo que habían supuesto las torturas, el miedo, la arbitrariedad, el exilio o la persecución.

La represión no terminó con Stalin: Natalia Gorbanévskaya cuenta cómo, por sus protestas contra la invasión de Checoslovaquia, terminó ingresada en un hospital psiquiátrico con un diagnóstico de esquizofrenia progresiva.

Es inevitable leer ‘Vestidas…’ sin dos referencias. Las diferencias entre los campos nazis y los soviéticos muestran simplemente diferentes variantes del mal. Y la Rusia de Putin se parece, por su parte, demasiado a la soviética.

Bonus: Acantilado acaba de publicar ‘Mi padre y su museo’, un breve volumen con los recuerdos de Marina Tsvietáieva, una de las protagonistas del libro de Zgustova, en traducción de Selma Ancira.

Estas líneas se publicaron también en mi cuenta de Twitter @Librosen5Tuits.

A %d blogueros les gusta esto: